Aguas de Lastre – Modernización del Puerto San Martín en Paracas pondrá en peligro la biodiversidad y la salud humana

Nota de Prensa

Aguas de Lastre – Modernización del Puerto San Martín en Paracas pondrá en peligro la biodiversidad y la salud humana

Autoridades peruanas actúan de forma negligente

Los Planes de modernización del Puerto San Martín en Paracas NO incluyen la obligación de implementar tecnologías de tratamiento de desagües, desechos sólidos y aguas de lastre. El aumento de tránsito marino en la Bahía de Paracas sin tecnología ambiental portuaria incrementará el riesgo de especies invasores destruyendo la biodiversidad marina de Paracas y poniendo en peligro la salud humana. Mundo Azul pide revisión del contrato de concesión.

Las aguas de lastre (en inglés: ballast water) son empleadas en la navegación marítima para mantener la estabilidad de un buque. La técnica consiste en la toma directa de agua del entorno en el que se encuentra el buque en ese momento, para la inundación total o parcial de unos depósitos o tanques especialmente diseñados en el interior del casco. El proceso puede invertirse y el agua es expulsada de la nave, en un lugar que en general, suele estar alejado del punto original de toma. La capacidad necesaria de aguas de lastre es proporcional al tamaño del buque y sus condiciones de carga, pudiendo transportar desde unos centenares de litros hasta 100 000 toneladas en las que también se incluyen sedimentos y particularmente, seres vivos animales y vegetales, incluyendo virus, bacterias y otros microorganismos.

Las estimaciones indican que cada año en todo el mundo se transfieren de 3 a 5 billones de toneladas de agua de lastre, y que 7000 especies de bacterias, virus, plantas y animales son trasladadas en el agua de lastre de los buques alrededor del mundo.  Alrededor del 3% de las especies  transportadas logran establecerse en los nuevos hábitats.  Desde principios del siglo XX, el número de especies introducidas en el Mediterráneo por ejemplo se ha duplicado cada 20 años y en la actualidad existen unas 450 especies exóticas.

Los impactos ambientales de especies invasivas son:

  • Modificación de los ecosistemas y la biodiversidad propia del lugar.
  • Impactos económicos en las pesquerías y en otras actividades costeras.
  • Afectación a la salud, por la introducción de organismos tóxicos, que causan enfermedades por los agentes patógenos introducidos por medio del agua de lastre.

Documentos oficiales de la Armada de Argentina declaran que ¨la presencia de especies invasoras constituye una de las mayores amenazas para los ecosistemas y océanos del mundo. Se trata de la segunda causa de pérdida de biodiversidad, después de la destrucción de hábitats, según la Unión Mundial para la Naturaleza, además de conllevar importantes consecuencias económicas.¨  Ante esto la Armada Argentina pide para su país: ¨Es imperativo el desarrollo de facilidades portuarias que tengan la capacidad de recibir las aguas de lastre.¨

La mayoría de países costeros de América Sur, entre ellos Argentina, Chile, Brasil, Colombia, Nicaragua, etc. ya tomaron grandes pasos para enfrentar este problema. En el Perú el Plan Nacional de Desarrollo Portuario resume que la ausencia de infraestructura receptora de desechos sólidos y líquidos ¨es una de las más serias desventajas en los programas nacionales de prevención y combate de la contaminación del medio marino¨

Hasta la fecha  no existe infraestructura de tratamiento de aguas de lastre en ningún puerto peruano exponiéndonos al permanente riesgo de contaminación biológica del mar peruano. Las autoridades peruanas hasta la fecha se limitan a mandar delegaciones a conferencias internacionales, sin que se vea el más mínimo avance en nuestro país de actuar al respecto.

La falta de interés del Estado Peruano en proteger a sus ciudadanos es aún menos comprensible recordándose que uno de los más graves casos de invasión de especies, caso reconocido por la Organización Marítima Mundial y citada en todos los artículos científicos sobre el tema, ocurrió en el Perú:

En 1991 un buque mercante proveniente del Sur de Asia (probablemente de la Bahía de Bengala) introdujo a través de las costas del Perú una cepa de cólera, que se reprodujo rápidamente por los poblados más desfavorecidos económicamente. Esto llevó a una epidemia, la bacteria infectó a los mariscos y a través de ellos llegó a los humanos, y se propagó de tal manera que provocó la muerte a 2.000 personas  (otras  fuentes indican 12.000 muertos en toda América Latina).

El contrato de ¨Modernización¨ del Puerto San Martín de Pisco tiene la meta de aumentar el tráfico marítimo internacional. Esto significa más embarcaciones descargando agua de lastre en aguas peruanas sin tratamiento previo de esta agua, lo cual aumentará el riesgo para la biodiversidad de la Reserva Nacional de Paracas y la Reserva Nacional Islas y Puntas Guaneras. Pone en riesgo los cultivos de Concha de Abanico en la Bahía de Paracas y además es un riesgo para la salud humana.

El contrato de concesión para la modernización del puerto no exige  ninguna implementación de tecnología ambiental para tratar aguas de lastre, desechos sólidos ni líquidos.

Las autoridades peruanas están actuando de forma negligente, ignorando los riesgos ambientales, económicos y para la salud humana que trae una aumento del tránsito marítimo en Paracas sin la presencia de tecnología moderna ambiental.

Creemos que debe ser permitido preguntar lo siguiente:

  • El Puerto San Martín, operando sobre el límite de un Área Natural Protegida por el Estado, ¿no debería ser el puerto con la mayor prioridad a nivel nacional para ser equipado con la más moderna tecnología de descarga y tratamiento de agua de lastre, desechos líquidos, sólidos y químicos?
  • ¿Por qué, si la misma Autoridad Nacional Portuaria reconoce la ausencia de esta infraestructura como ¨una de las más serias desventajas¨ en la protección medio ambiental a nivel portuario, es la misma autoridad que no incluye ni una sola medida para revertir este problema en el Plan Maestro del Puerto San Martín, formando este, parte del mismo Plan Nacional de Desarrollo Portuario que reconoce el problema?
  • ¿Por qué no se encuentra ni una sola palabra sobre la instalación de este tipo de infraestructura en el contrato de concesión? (Lo único que exige el contrato es la instalación de servicios higiénicos para el personal portuario)
  • ¿Los documentos públicos de la Autoridad Nacional y sus pretensiones de conservación medio ambiental no son más que letra muerta?
  • ¿A las instituciones del Estado Peruano no les importa cumplir con sus obligaciones como parte de convenciones internacionales como el MARPOL?
  • ¿Al Estado Peruano no le interesa proteger a sus ciudadanos de peligros fatales para la salud humana a causa del tráfico marítimo, como ya  ocurrieron en el pasado en este país, cobrando la vida de miles de peruanos?
  • ¿Por qué el INRENA/SERNANP en las últimos tres décadas no hizo absolutamente nada para exigir a ENAPU (siendo otra institución del mismo Estado Peruano) que cumpla con la implementación de este tipo de infraestructura?
  • ¿Cómo puede ser posible, que el SERNANP declara que la modernización del puerto es compatible con la Reserva Nacional de Paracas, cuando este futuro puerto ¨moderno¨ no contará con las más mínimas infraestructuras de protección ambiental y sigue dejando la descarga de aguas de lastre, desechos sólidos, líquidos y químicos existir en un marco informal y desregulado?

Mundo Azul dice NO a la modernización del Puerto de San Martín si esta ¨modernización¨ no incluye la implementación de sistemas efectivos de tratamiento de desechos sólidos y líquidos y tratamiento de agua de lastre.

Pedimos la revisión y actualización inmediata del Contrato de Concesión.

Para más información: revise el informe técnico de Mundo Azul: http://peru.mundoazul.org/estado-del-ambiente/empresas-buenas-empresas-malas/modernizacion-del-puerto-san-martin-amenaza-paracas/

Para entrevistas contáctese por favor con diana.mundoazulorg@gmail.com – o llame al: 946 096 753